¿Qué es fotografía Contemporánea? II

0

Lo tecnológico

¿Qué es la fotografía contemporánea?

No te pierdas el primer artículo de esta serie: ¿Qué es la fotografía contemporánea I?

Desde el albor de los tiempos de la fotografía, cuando atrapar una imagen costaba varios minutos o incluso horas, hasta la actualidad, donde podemos encontrar equipos con una velocidad de captación de imágenes inimaginables para el ojo humano, la máquina fotográfica ha resultado tremendamente efectiva y de gran utilidad para la creación de arte visual.

La fotografía moderna tiene la posibilidad de ser un medio expresivo de la cultura moderna al masificarse con los más variados equipos al alcance de quién los desee, convirtiéndose así en un arte autónomo y pluralista.

Pero todas estas transformaciones se están produciendo en medio de otros cambios trascendentales, afectando al conjunto de la sociedad. A la fotografía le resultará poco menos que imposible evadir esta influencia, aunque en los últimos tiempos, estamos asistiendo a una vuelta a lo mecánico y procesos ancestrales de ésta por parte de numerosos fotógrafos.

La producción visual ha pasado a manos de la obligatoriedad de la producción masiva de maquinas en general. Máquinas que, para poder alimentar al sistema, deben ser producidas y creadas a una velocidad tal, que la obsolescencia programada de las mismas es vital para la sociedad de consumo en la que nos hemos visto envueltos sin remisión.

La estética se prostituye hoy en los discursos de la industria cultural y de la moda para ponerse al servicio de la lógica del sistema. El arte es una moneda de cambio más, como otra cualquiera, convirtiéndose en un producto que se adquiere y consume, cuyo valor no es intrínseco de éste, si no del que le otorga el mercado, la especulación y, las más, los intereses creados en torno a los autores y los mercaderes.

En cierta manera, esta pérdida de integridad refuerza aún más el carácter inespecífico y estética universal de la fotografía.

De esta forma, poco a poco e irremisiblemente, los fotógrafos se acercan a la visión surrealista; la implantación de programas informáticos dedicados a la manipulación de imágenes ha generalizado la realización de todo tipo de montajes fotográficos donde poco interesa al observador si es real o posible lo que está viendo, pero sí que le transmita un mensaje o una sensación.

Se hace necesario romper con las falsas premisas que nos conducen a aceptar sin más que todo desarrollo tecnológico implica una mejora del pasado.

El futuro de la imagen post-fotográfica no deberá debatirse en torno a la cuestión tecnológica sino a su estética y uso. Las imágenes, estén realizadas por medios digitales o no, deben seguir siendo vehículos al servicio de fines artísticos, culturales, creativos, morales o emocionales.

Es necesario pensar que la técnica no solo es forma o modo de producción, si no también forma de mirar el mundo y de representarlo, pensar en que la imagen no es sólo un ente nacido de la tecnología, si no el resultado de quien la crea y la caracteriza otorgándole un propósito.

Foto: Mysym

que es fotografia contemporanea

Leave A Reply