¿Qué es fotografía Contemporánea?

0

Definición y análisis de fotografía contemporánea

Eeeehhh…sí, fotografía contemporánea, pero eso ¿Qué es fotografía contemporánea?

Pues bien, resulta muy complicado dar una respuesta o definición exacta de lo que es, o quieren hacernos creer que es. Me gustaría compartir aquí mis reflexiones, estudios o investigaciones que he realizado al respecto, las cuales pretendo repartir en varios artículos (trescientas palabras no dan para mucho). Sin más dilación, me pongo a ello.

La consigna surge como abordaje de una temática actual para pensar la fotografía y sus  particularidades. Todos hablamos de la contemporaneidad y sin embargo, ¿dónde comienza lo contemporáneo?, ¿es sinónimo de moderno o de actual? Tenemos historia contemporánea, arte contemporáneo, cine contemporáneo, fotografía contemporánea

Si te interesa la fotografía contemporánea, no te pierdas nuestra sección de grandes fotógrafos: Fotógrafos Actuales.

Lo temporal

En la fotografía contemporánea el tiempo es uno de los temas fundamentales. Al fin y al cabo, el tiempo, el paso del tiempo, es uno de los debates filosóficos más recurrente del ser humano, la cuestión del cambio constante y la permanencia, representa el miedo ancestral del ser humano: al final del camino, la muerte como aquello a lo que nunca podemos dar respuesta. En este sentido la fotografía puede ser comprendida como el triunfo sobre el paso del tiempo (pasado, presente y futuro) y, por supuesto, también sobre la muerte.

La imagen misma parece surgir de la necesidad de dejar la huella, el rastro de aquello que inevitablemente desaparece. La imagen nos da un inmutable tiempo, donde pasado, presente y futuro no dejan nunca de reconfigurarse. Georges Didi-Huberman afirma que ante toda imagen estamos ante el tiempo, y ante ella debemos reconocer que:

“Ella nos sobrevivirá, que ante ella somos el elemento frágil, el elemento de paso y que ante nosotros ella es el elemento del futuro, el elemento de la duración…”

Pues la imagen tiene más porvenir que el ser humano que la mira. En este sentido también la fotografía nos puede hacer reflexionar sobre lo opuesto, lo que no fue, como plantea el fotógrafo español Carlos Villasante al decir que:

“si consideramos como probable que una fotografía sigue eternamente mostrándonos lo que ha sido y ya no es, resulta igualmente probable que siga eternamente ocultándonos lo que pudo ser y nunca fue”.

Para Cartier-Bresson:

“la foto es el impulso espontáneo de una atención visual perpetua, que capta el instante y su eternidad”.

La fotografía es la imagen de un instante arrancado del tiempo real, un pequeño trozo de lo que se extiende delante del objetivo, condena del instante que ya no volverá a ser más. Al suspender el momento y captar los pequeños detalles, logra romper el transcurso de la vida y de la realidad. Esto se muestra en los momentos, las situaciones captadas por el fotoperiodismo, o en la fotografía callejera.

En su uso público, la fotografía nos devuelve un acontecimiento que queda enmarcado y eternizado para otras generaciones, deja una marca visual y tangible a la vez, de hechos que tampoco pueden volver a vivirse. La fotografía nos descubre también las cosas en tiempos que el ojo no puede captar.

La fotografía, a través de la tecnología, es capaz de captar movimientos que el ojo humano es incapaz de percibir, congelan la milésima de segundo en una imagen y así captan el movimiento de un dardo haciendo explotar un globo lleno de agua. En el otro extremo, las largas exposiciones nos hacen ver el movimiento de las estrellas o convierten ese mismo movimiento, el de las olas, en turbia neblina que no podíamos imaginar que existiera.

Foto: “Entre Líneas” (Mysym)

entre lineas mysym

Leave A Reply