AUSTRALIA

2
La roca sagrada Ulurú (Ayers Rock)
Fotos: Cristóbal Terrer

Ayers Rock, más conocido por su nombre aborigen Ulurú, es uno de los lugares más misteriosos e impresionantes del planeta. Se trata de una enorme roca arenisca de color rojizo, situada en el centro geográfico de Australia, en el estado de Territorio del Norte. Desde Sydney tienes que hacer un viaje en avión de unas 4 horas hasta Alice Springs y una vez allí, coger un coche para hacer un recorrido de unos 400 Km. por las peligrosas carreteras del desierto hasta el Parque Nacional de Kata-Tjuta, donde se encuentra Ulurú y las Olgas (un conjunto de formaciones rocosas parecidas a Ulurú que distan de él unos 34 Km).

El primer occidental en llegar a Uluru fue el explorador William Gosse en 1873.Él fue quien, tras alcanzar su cima junto a su guía, el afgano Jamran, le pondría el nombre del entonces primer ministro de Australia Meridional (Ayers). Desde 1987 es Patrimonio de la Humanidad.

 La roca tiene una altura de 348 m, desde el suelo. Y unos 9 kilómetros de contorno, unas medidas que sin duda llaman la atención, pero lo verdaderamente impresionante es que la mayor parte de la roca se encuentra en el subsuelo, pues la roca aparte de lo que se ve también tiene…unos 2,5 Km bajo tierra!!!

Ulurú puede ser escalado determinados días del año, siempre que la meteorología lo permita, a la más mínima señal de viento, ráfagas de aire o lluvia permanece cerrado. Aunque no es bien visto por los Aborigenes que custodian la zona. El ascenso es muy complicado, se realiza trepando literalmente por la roca, en el primer tramo se cuenta con la ayuda de una cadena metálica situada en una de sus aristas. Desde arriba las vistas son impresionantes. Yo tuve la suerte de ver la puesta de Sol desde la cima y es uno de los recuerdos más bonitos que me guardo del viaje.

Se dice, que Ulurú cambia de color conforme pasan las horas del día, y es cierto, parece una roca distinta a cada momento, especialmente bonitos son el amanecer y el atardecer.

Ulurú también es denominado como “El Ombligo del Mundo”. Es un lugar enigmático, muchas son las teorías acerca de su misteriosa formación, los científicos aun no se ponen deacuerdo sobre sus cuales han sido sus orígenes. Lo que sí os puedo asegurar es que cuando comienzas a aproximarte a él, notas que estás ante algo verdaderamente mágico, se te sobrecoge el corazón, sientes el aire misterioso y sagrado que emana de él y entiendes porque es considerado como un símbolo en la cultura aborigen. Los Anangu son la tribu que se autoerige como guardiana del gran monolito, al que denominan como “El Tiempo del Sueño”. Su veneración hacia esa roca que quiebra completamente el paisaje desolado de la zona es tal, que prohiben al visitante escalar la roca, tomar fotografías o llevarse cualquier piedrecita de la zona, por pequeña que sea, se dice incluso que áquel que se lleve cualquier elemento natural del parque será perseguido por la mala suerte. Son muchas las personas que no han resistido la tentación y han robado alguna roca, años después, entienden la importancia de Uluru en la tradición aborigen y atormentados por la culpa devuelven las rocas al Gobierno Australiano pidiendo perdón por escrito mediante una carta, éstas cartas, que yo mismo pude contemplar en el centro cultural aborigen de Kata-Tjuta, se han denominado como las “Cartas de los Arrepentidos”.

Discussion2 comentarios

  1. Magnifico el comentario sobre la roca de Australia, merece un premio amén de las fotos de la misma. el resto de las fotos me han encantado. el portal de Paris, me parece recordar que te lo mande yo. es estupendo. sigue así, que tienes calidad fotográfica y redacción documental de primer espada, sin pasión de padre.

Leave A Reply