GRANDES FOTÓGRAFOS

0

Besos Robados   (Robert Diosneau, 1950)  2º parte

Hoy me detengo ante esta preciosa imagen de Robert Diosneau, para continuar la serie de “Besos Robados” en alusión, como os dije, a la magnífica película de Francoisse Truffaut. En esta ocasión, vuelvo a incluir una imagen archiconocida, por todo el mundo, al igual que  la anterior imagen que inauguró esta serie, pero quizás en esta foto encontramos un climax más enigmático, más romántico, es un reflejo exacto del amor en estado puro, algo que va mucho más allá de la simple exitación de un momento concreto, como sí ocurría en la imagen anterior, en la que el marinero besaba improvisadamente a una chica que, simplemente, pasaba por allí. El fotógrafo ha sabido congelar el tiempo, parece como si el mundo entero se parase para observar tal prueba de amor, esto se enfatiza con los halos de las personas que pasan por la calle, apenas reconocibles, borrosas, ajenas al momento mágico que está sucediendo a escasos metros de ellos. Y eso es lo especial de esta imágen, la veracidad que trasciende a ese beso, la complicidad y consistencia de una relación que se prevee larga y consistente, duradera e intensa.

Más adelante, os hablaré en profundidad de este genial retratista francés, pero para ir conociéndolo un poco, os dejo con esta imágen tomada en 1950.

Por cierto, parece que la primavera ya esta aquí…

Robert Diosneau, 1950 (Le basier de l’hotel de Vilne)

robert-diosneau_le-basier-de-lhotel-de-vilne-1950

Leave A Reply